Estos grisines son especiales para una picada, para acompañar fiambres o simplemente comer solos.

Ingredientes:

500 g de harina.

20 g de levadura fresca.

250 ml de agua tibia.

6 cdas soperas de aceite de oliva.

2 cdtas de sal.

Una cdta de azúcar.

2 cdas de hierbas frescas picadas.

50 g de queso rallado.

El primer paso será diluir la levadura junto con la mitad del agua tibia y el azúcar. Mezclamos un poco y dejamos reposar hasta que espume.

Sobre la mesada formamos un volcán con la harina y añadimos la sal, el aceite, la levadura y de  a poco el agua. Vamos amasando hasta que la masa quede suave.

Separamos la masa en dos y a una le agregamos hiervas y a otra queso rallado. Amasamos hasta que se integre todo y dejamos que descanse por una hora.

Con la masa ya relajada, vamos cortando tiras a hacemos los palitos del grosor y el tamaño que quieras.

Los pondremos en una placa, lo taparemos y lo dejaremos reposar por 30 min.

Pasado ese tiempo llevamos a horno precalentado a 180° por unos 15 a 20 min o hasta que estén dorados.

Si sigues todos los pasos mencionados, no tengas dudas que podrás lograrlo.