Estos bizcochitos son ideales para cualquier momento del día y son muy fáciles de hacer.

Ingredientes:

250 g de harina.

2 cdas de polvo para hornear.

2 cdas de aceite neutro.

Una taza de queso rallado.

Agua, c/n.

En un bol colocaremos la harina y haremos  un hueco en el centro. Agregar el polvo de hornear, el agua, la sal, el aceite y el queso rallado.

Integramos todos los ingredientes y amasamos bien para que nos quede una masa suave.

Si quieres puedes dejarla descansar unos minutos, pero no es una masa que lo necesite. Así que puedes estirarla y cortarla de la forma que quieras.

La colocamos en una placa y pinchamos los bizcochitos con un tenedor.

Los llevamos a un horno a 180° durante 20 minutos hasta que estén doradas.

Esperamos te animes a probar esta receta, no te arrepentirás.